Celeste, "gasolero" y uruguayo
 Nacional B Nacional B  Temperley Temperley  Ferro Carril Oeste Ferro Carril Oeste

Celeste, "gasolero" y uruguayo

Temperley perdía 2-0 ante Ferro y lo terminó empatando con un gol del charrúa Guevgeozián, que ingresó desde el banco. Fue 2-2 en el Beranger. (Foto: Adan Solián)

Por Martín Bugliavaz

LA CLAVE: El ingreso de Guevgeozián y Mancinelli, que le dieron más vértigo al ataque local.

QUÉ HICIERON
TEMPERLEY: El cuadro Celeste tuvo un inicio a puro toque, algo que despertó los aplausos de la gente. Los de Aldirico siempre trataron de ser prolijos en el armado de las jugadas y de no dividir la pelota. Sin embargo, con el correr de los minutos esa precisión para salir jugando se fue perdiendo, en parte por la asfixia de Ferro al ir a presionar.
Se encontró con dos goles abajo en el marcador a los 5 minutos del complemento -en el primero Campodónico salió a destiempo a cortar el centro de Busse-, pero siempre lo fue a buscar. El ingreso de Guevgeozián y sobre todo de Mancinelli fueron vitales para el funcionamiento del equipo, que se volvió más punzante en los metros finales, algo que le había faltado en la primera mitad.
El descuento llegó por un golazo de otro partido de Prieto -capturó la pelota en un rebote luego de un lateral y la clavó en el ángulo superior derecho de Bailo- y, a partir de ahí, se decidió a ir por la igualdad. El empate llegó gracias a la combinación del banco de suplentes: centro venenoso de Mancinelli y desvío del uruguayo, que hizo parecer más épico su gol al estar vendado por un corte sufrido en su cabeza.
Sobre el final pudo haberlo ganado, pero la falta de eficacia en el arco de enfrente atentó contra eso. De todas formas, rescató un punto que parecía perdido y sigue mostrando indicios de adaptarse a la idea del DT.

FERRO: No tuvo la pelota durante los primeros minutos del partido, pero luego se acomodó. La presión fue su mayor virtud, con lo que ahogó todos los intentos de Temperley de salir por abajo, lo cual generó cierta sensación de peligro en el arco de Campodónico.
La figura destacada fue Busse, que envió los dos centros que derivaron en los goles -ambos de cabeza- y, además, fue el único de Ferro que se animó a rematar desde afuera del área cuando la defensa del Gasolero se mostraba infranqueable.
Cuando estuvo 2-0 arriba, pudo haber ampliado la ventaja a través de contraataques que no fueron bien llevados a cabo, algo que finalmente lo terminó pagando caro en su propio arco. En líneas generales, el Verdolaga no fue superado, pero tampoco fue más que su rival, al que se dedicó a esperar cuando tuvo la ventaja de dos goles.

EL PANTALLAZO
Lunes por la noche y con un frío inusual para la estación del año. Con ese marco, mucha gente gasolera se acercó al Alfredo Beranger para darle aliento a su equipo, que llegaba de cosechar dos triunfos consecutivos.
Al igual que cada partido del dueño de casa, muchas localidades se hicieron presentes a través de banderas, como Rafael Calzada, Luis Guillón, Llavallol y, por supuesto, Temperley. A esos trapos se les sumaron los de los “Gasoleros del Oeste”, “Los pibes del club” y “Yo sólo pienso en vos”, dentro de los más sobresalientes.
El clima en la platea y en el estadio en general fue tranquilo. La gente no se despachó con cataratas de insultos, como suele suceder en las canchas del fútbol argentino, sino que se dedicó a observar el encuentro y aplaudir el juego al ras del piso que intentó siempre Temperley.
Desde las dos cabeceras de la popular en varias oportunidades los cantitos fueron distintos y se superpusieron, pero los que más sonaron fueron: “Los pibes del Cele no tienen cura…” y “Temperley ponga más huevo que tenemos que ganar”.
El encuentro finalizó con el público eufórico por la remontada y con los jugadores despedidos con aplausos, en reconocimiento al esfuerzo pese a estar en desventaja.

TEMPERLEY 2: Pablo Campodónico (4); Federico Mazur (4), Cristian Paz (4), Nicolás Demartini (4), Sebastián Prieto (5); Mauro Cerutti (4)(45’ Mauro Guevgeozián 6), Roberto Brum (5), Leonardo Di Lorenzo (6); Leandro González (5)(62’ Lucas Mancinelli), Pablo Magnín (6) y Tobías Reinhart (5)(78’ Lucas Wilchez). DT: Cristian Aldirico. Suplentes: Julián Lucero, Tobías Albarracín, Agustín Sosa y Federico Fattori.

FERRO 2: Andrés Bailo (5); Hernán Grana (4)(87’ Federico Murillo), Gabriel Díaz (6), Matías Mariatti (6), Rodrigo Mazur (5); Walter Busse (7)(76’ Tomás Asprea), Fernando Miranda (5), Lautaro Torres (6), Nicolás Gómez (4); Cristian Bordacahar (6) y Enzo Díaz (4)(80’ Bruno Barranco). DT: Jorge Cordon. Suplentes: Iván López, Sebastián Olivarez, Cristian Carrizo y Nahuel Maidana.

Jugado el lunes 25 de febrero de 2019.
Goles: 13’ Gabriel Díaz, 50’ Enzo Díaz, 53’ Prieto  y 77’ Guevgeozián.
Cancha: Temperley (buena).
Árbitro: Pablo Dóvalo (8). No tuvo una noche complicada. Lo único para señalarle fue que permitió que algunos jugadores de Ferro se quedaran tiempo de más en el piso al estar ganando.
Asistentes: Mariano Rosetti y Ramiro Cabrera.
Cuarto árbitro: Ramiro López.
Público: 10.000.
Resultado moral: Temperley 0 – Ferro 0.
   
CRISTIAN ALDIRICO (DT de Temperley): “Sentíamos la obligación de ir en busca del partido, pero el trámite no fue como queríamos. Empezamos regular, Ferro jugó mejor que nosotros en el primer tiempo y nosotros después crecimos. Pudimos haber merecido algo más, pero fue parejo”.