El Ferroviario avanza a paso firme
 Nacional B Nacional B  Temperley Temperley  Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero)

El Ferroviario avanza a paso firme

Central Córdoba venció por 2-1 a Temperley en su cancha y se acomodó en la parte alta de la tabla. Luego de avanzar en la Copa Argentina, los santiagueños sueñan con la Superliga. (Foto: Adán Solián)

Por Martín Bugliavaz

LA CLAVE: La eficacia de Central Córdoba a la hora de definir. Cada vez que tuvo que ir por el triunfo, lo consiguió y luego supo mantenerlo casi sin sufrir.

QUÉ HICIERON
TEMPERLEY: Tal como dijo Aldirico en la conferencia de prensa posterior al partido, el gol tempranero recibido le complicó la vida a Temperley. Porque una vez que se puso en ventaja, Central Córdoba jugó replegado y no le dio espacios al local, que por su parte también careció de ideas para romper líneas o, por lo menos, incomodar con centros al área.
El gol llegó justamente de esa forma, con un centro desde la izquierda que Prieto colocó en el área chica, donde Mazur se anticipó a los defensores visitantes y de cabeza venció al arquero. Pero la paridad fue efímera, porque dos minutos después el Gasolero se encontró en desventaja nuevamente. ¿Por qué? Porque la defensa nunca se mostró sólida, particularmente la zona de zagueros, que mostraron muchas dudas al marcar -tanto por abajo como por arriba- y al salir jugando.
El segundo tiempo fue otra historia. El ingreso de Leandro González y el amor propio de Mancinelli le lavaron la cara al Cele, que llegó con más claridad al área del Ferroviario: centros, remates de afuera del área, tiros libres y hasta un penal que Magnín desperdició.
A pesar de la mejoría -que fue más notoria cuando entró Guevgeozián-, Temperley no estuvo fino y volvió a perder. Luego de dos derrotas consecutivas, el equipo del sur del Gran Buenos Aires quedó complicado para acceder al Reducido y deberá ganar sí o sí sus próximos dos compromisos (Almagro y Platense). 

CENTRAL CÓRDOBA (Santiago del Estero): Muy pocos aspectos negativos mostró el Ferroviario en el Beranger. El conjunto de Coleoni atacó cuando lo necesitó y, las dos veces que estuvo arriba en el marcador, se dedicó a conservar la ventaja.
La eficacia para definir de Rossi, la guapeza de Melivilo y la distribución de Vega fueron los puntos altos de Central Córdoba, que pudo haber ampliado el marcador en varias ocasiones, especialmente en el segundo tiempo debido a que contó con un hombre más que Temperley. De todas esas posibilidades, la más clara la tuvo Vega, que quedó solo ante Campodónico tras un contraataque, picó la pelota por encima del arquero y el travesaño le negó la conquista.
Importante triunfo para el cuadro santiagueño, que momentáneamente quedó cuarto en el torneo, está bien posicionado de cara al Reducido y, en la próxima fecha, será local ante Mitre, su clásico rival. 

EL PANTALLAZO
Hermoso día para ver un partido de fútbol. Tal vez el horario -11 de la mañana- no fue el mejor, pero el clima en el Beranger lució pintoresco: mucho sol, las familias en la cancha y un gran marco de público que ingresó en su mayoría tarde al estadio.
Muchas banderas en los diferentes alambrados del recinto. Las diferentes localidades del sur del Gran Buenos Aires se hicieron notar: Temperley, Monte Grande, Luis Guillón y Rafael Calzada, entre otras, dieron el presente. También algunos barrios de Temperley, como San José y La Perla. Las románticas tampoco faltaron y, entre ellas, se pudo ver las frases “Fiel a vos” y “Yo sólo pienso en vos”.
El ánimo estuvo caldeado desde el primer minuto, cuando el Gasolero ya se encontraba en desventaja. El público celeste se mostró intolerante con la mayoría de sus jugadores y también con la terna arbitral, por lo que la platea se convirtió en una catarata de insultos constante.
“Jugadores, la c… de su madre, a ver si ponen huevos que no juegan con nadie” sonó fuerte en las tribunas populares en distintos tramos del partido, ante la falta de respuesta de los jugadores en el campo de juego. El final del partido se vivió con tristeza, donde los futbolistas fueron despedidos con una mezcla de aplausos y silbidos.

TEMPERLEY 1: Pablo Campodónico (4); Federico Mazur (4), Cristian Paz (4), Nicolás Demartini (4), Sebastián Prieto (5); Federico Fattori (3) (63’ Mauro Guevgeozián), Roberto Brum (6) (89’ Santiago Giordana), Leonardo Di Lorenzo (5); Nicolás Mancinelli (7), Pablo Magnín (7) y Mauro Cerutti (3) (45’ Leandro González 5). DT: Cristian Aldirico. Suplentes: Julián Lucero, Tobías Albarracín, Agustín Sosa y Lucas Wilchez.

CENTRAL CÓRDOBA (Santiago del Estero) 2: César Taborda (5); Cristian Díaz (6), Alexis Ferrero (6), Hugo Vera Oviedo (6), Aníbal Gay (6); Nahuel Luján (-) (17’ Lautaro Robles, luego reemplazado a los 44’ por Pablo Ortega -4-), Santiago Gallucci (3), Cristian Vega (6), Ezequiel Barrios (4) (71’ Alfredo Ramírez); Javier Rossi (9) y Facundo Melivilo (7). DT: Gustavo Coleoni. Suplentes: Maximiliano Cavallotti, Francisco Dutori, Marcos Sánchez y Mauro Barraza.

Jugado el 7 de abril.
Goles: 1’ Rossi, 31’ Mazur y 33’ Rossi.
Detalle: A los 60’ Magnín desaprovechó un penal -la pelota pegó en el travesaño- 
Expulsado: 62´ Mazur
Cancha: Temperley (buena).
Árbitro: Adrián Franklin (6). No vio la mano que derivó en el penal a favor de Temperley y tuvo que apoyarse en uno de sus asistentes (Martín) a pesar de haber estado cerca de la jugada. Además, expulsó sólo a Mazur por una agresión a Gay, cuando fueron ambos futbolistas de agredieron mutuamente.
Asistentes: Diego Martín y Pascual Fernández.
Cuarto árbitro: Carlos Boxler.
Público: 10.000.
Resultado moral: Temperley 2 – Central Córdoba (SdE) 2.

CRISTIAN ALDIRICO (DT de Temperley): “El planteamiento inicial se fue al demonio, porque una desconcentración al minuto hizo que nos hicieran el gol. No soy tan pesimista de cara al futuro, la realidad es que necesitamos seis puntos y nos quedan seis puntos por disputar. Creo que hay una ansiedad general que hace que no juguemos igual que como jugábamos en la parte inicial del campeonato. Ahí teníamos otra tranquilidad y manejábamos la pelota con otro criterio. Creo que eso en algunos casos tiene que ver con falta de confianza y, en otros, con falta de experiencia”.