Un cero a cero mentiroso
 Nacional B Nacional B  Villa Dálmine Villa Dálmine  Defensores de Belgrano Defensores de Belgrano

Un cero a cero mentiroso

Villa Dálmine y Defensores de Belgrano empataron 0 a 0 en un partido que tuvo muchas situaciones de gol durante el primer tiempo y en donde los arqueros fueron figuras. (Foto: Villa Dálmine oficial)

Por Mateo Fernández Tomsin

LA CLAVE: La falta de efectividad y contundencia en el último toque, como así la buena tarde de los dos arqueros de ambos equipos, fueron las razones por las que el partido no tuvo goles.

QUÉ HICIERON
VILLA DÁLMINE: El partido arrancó muy movido. De arranque el palo y luego Marcelo Ojeda lo salvaron de comenzar abajo en el marcador casi desde los vestuarios. En la réplica casi convierte pero el remate de Facundo Affranchino se fue apenas por arriba del travesaño. Aunque el encuentro se estabilizó, siguió siendo de ida y vuelta. Las malas salidas desde el fondo cuando intentaba salir jugando hicieron trabajar más de una vez al arquero, gran responsable de que su valla se mantuviera en cero. A su vez cuando la pelota pasaba la mitad de cancha, las buenas conexiones y triangulaciones en ataque, le brindaron la posibilidad de llegar varias veces al arco rival. Primero Fabricio Brener, luego él nuevamente y Catriel Sanchez, obligaron a interceder a Sebastian Giovini que a quemarropa, le negó en dos chances claras ponerse en ventaja.
En el segundo tiempo, las cosas se dieron vuelta. No estuvo tan dubitativo en la salidas y ganó seguridad gracias a que su rival no presionaba con la misma intensidad arriba, pero allí perdió movilidad del medio campo hacia adelante. Esto complicó que pudiera llegar al arco rival con facilidad. Casi no tuvo chances de peligro, solo aproximaciones. A pesar del ingreso de Germán Lessman, no le alcanzó para ser más contundente en ataque. El cotejo fue decayendo y no quiso arriesgar demás para ir por la victoria.
Así, Villa Dálmine empató como local y no pudo cortar con victoria la racha negativa de 3 derrotas consecutivas.

DEFENSORES DE BELGRANO: Con un tiro libre libre de Marcos Giménez que dio en el palo y un remate de Leandro Martínez Montagnoli sacado por Ojeda, casi golpea de entrada. La presión bien arriba para asfixiar la salida del local fue su premisa durante el primer tiempo. A partir de allí con los toques sutiles de Juan Manuel Sosa, la frescura y calidad de Marcos Gimenez, y la perspicacia y la viveza de Ezequiel Aguirre, buscó generar ataques simples para lastimar. No lo logró por falta de eficacia en la definición. A su vez, la velocidad de 3/4 de cancha para arriba de los rivales complicaron a la defensa y Giovini debió agigantar su figura en dos oportunidades con tapadas claves para evitar que le convirtieran en un entretenido primer tiempo de ida y vuelta.
En el complemento, el cansancio de Gimenez le hizo perder claridad a sus intentos por acercarse a Ojeda, además la presión ofensiva mermó y esto le hizo perder peso en el área rival. Le costó revertirlo y los cambios tampoco pudieron modificar la ecuación en un segundo tiempo más flojo que el primero, sin tantas ocasiones de gol. Sin embargo, Matias Quiroga, que ingresó con la misión de ser el que pueda dar el último toque, tuvo la gran chance de convertir. Tras una carambola se fue de cara al arquero pero con cierta displicencia, abrió mucho el pie y remató demasiado débil a las manos de Ojeda. De allí hasta el final no arriesgó demasiado y pareció conformarse con el empate.
Así, Defensores de Belgrano empató como visitante y sumó su cuarta igualdad de manera consecutiva. Hace 8 partidos que no pierde (3PG - 5 PE).

EL PANTALLAZO
Gran marco de público en el Coliseo de Mitre y Puccini. En total, 2500 personas ser acercaron en el Día de la Madre para ver a Dálmine, que venía de 3 derrotas consecutivas. El frío y la lluvia incipiente tampoco fueron impedimento para que se desplegara un lindo ambiente en la tarde - noche de Campana.
En la popular, 1500 donde se ubicó "La Banda de Campana", que llevó toda su artillería. Tirantes en gran cantidad, bombos, repique, trompetas, bengalas de humo violetas y blancas, banderas de palo, y otras tantas en el alambrado que le pusieron colorido al estadio. Gran recibimiento con papelitos y algún que otro globo incluido. En la salida del equipo al segundo tiempo también tuvo papelitos y bengalas  en el ingreso al campo de juego.
En la tribuna de atrás del arco, 200, y en la Platea, 300, que de a ratos se sumaron a los cánticos de la popular y que se resguardaron como pudieron con capuchas y camperas para cubrirse de la tenue llovizna. Sonó el "Movéte Viola, movéte..." cuando vieron que el equipo había bajado el ritmo del partido y despidieron con aplausos pese a no haber podido cortar con la racha negativa.
De Defensores de Belgrano, 25 allegados que pasaron casi desaparecidos.

VILLA DÁLMINE 0: Marcelo Ojeda (7); Nicolás Sansotre (6), Alejandro Maciel (6)A, Gastón Martínez (5) y Nahuel Banegas (6)A(84´ Juan Ignacio Alvacete); Matías Ballini (4) y Nicolás Del Priore (5)A; Facundo Affranchino (5); Fabricio Brener (5)(62´ Germán Lessman), Catriel Sánchez (5) y David Gallardo (5)(84´ Denis Brizuela). DT: Lucas Bovaglio. Suplentes: Juan Ignacio Dobboletta, Sergio Díaz, Brian Orosco, Alvaro Veliez.

DEFENSORES DE BELGRANO 0: Sebastián Giovini (6); Nicolás Álvarez (6), Luciano Goux (6)A, Leandro Martínez Montagnoli (5) e Iván Nadal (5); Juan Manuel Olivares (5), Juan Manuel Sosa (6), Marcelo Lamas (4)(76´ Matías Quiroga) y Marcos Giménez (6)(67´ Maxi Ferreira); Ezequiel Aguirre (6)(91´ Guillermo Vernetti) y Nicolás Benegas (5). DT: Fabián Nardozza. Suplentes: Martín García, Leandro Caballero, Sebastián Soto y Maximiliano Núñez.

Jugado el 20 de octubre 
Cancha: Villa Dálmine (buena)
Árbitro: Fabricio Llobet (4) Mal partido, por momentos le costó manejarlo. Fue muy permisivo. Debió haber sacado más tarjetas amarillas para evitar algunos tumultos generados por esto, se jugó con pierna fuerte de a ratos.
Público: 2500 
Resultado Moral: Villa Dálmine 2 - Defensores de Belgrano 2