Los perforó a todos
 Nacional B Nacional B  Banfield Banfield  Talleres (Córdoba) Talleres (Córdoba)

Los perforó a todos

Banfield venció 2-1 a Talleres y se consagró campeón de la B Nacional. Con una fecha de anticipación, el Taladro demostró que su jerarquía estuvo por encima del resto para ponerle la frutilla del postre a su regreso a Primera División. (Foto: Mundo D)

Por Germán Balcarce

LA CLAVE: 
Gracias a una idea de juego que jamás se alteró, más allá de ausencias y diferentes circunstancias, Matías Almeyda le inculcó una propuesta a sus dirigidos para lograr el objetivo. Esa premisa se vio reflejada para dar vuelta la historia contra un adversario que salió a jugar de igual a igual hasta donde pudo.

QUE HICIERON
BANFIELD: Voraz, insaciable. Así fue el Taladro tanto frente a la T como contra los demás rivales. Atravesó distintos momentos, aunque siempre con su ritmo arrollador, intenso, mirando al arco de enfrente. La tarde noche de la consagración no fue la excepción. Sin embargo, la falta de presión de un oponente descendido hizo que las dificultades se incrementaran de forma inesperada. Luego de dos advertencias, el dueño de casa cometió un error -pésima entrega de Fabián Noguera a Nicolás Bianchi Arce, incómodo- que le costó caro. Hubo chances para concretar el empate, pero Andrés Chávez estuvo impreciso durante todo el partido, mientras que Santiago Salcedo careció de puntería en un cabezazo. La inclusión de Nicolás Bertolo le dio agresividad en los metros finales a Banfield, que desperdició más situaciones y halló la igualdad con derechazo de Sa-Sá que se desvió en Gastón Bottino. A partir del 1-1, fue un monólogo del local. Manejó la pelota, sostuvo su ritmo frenético y, después de un remate que Federico Costa le sacó al autor de la paridad, se puso arriba mediante Bertolo. Los minutos restantes sirvieron para lucirse y otorgarle alegría a la gente. Un campeón merecido, sin dudas.

TALLERES: Dejó una imagen positiva en el Sur. Si bien es cierto que no alcanza como consuelo, el conjunto cordobés fue valiente. Se plantó cara a cara contra el mejor, exigió a Gaspar Servio y exhibió pasajes de alto vuelo. Gonzalo Klusener, que chocó frente a la seguridad del arquero rival, inquietó bastante, al punto tal de que asistió en la apertura del marcador. Además, Cristian Pavón, responsable de tanto, también aportó desequilibrio. La defensa empezó muy bien, ayudada por el respaldo de Costa. Aunque la intensidad del Taladro terminó perforando la resistencia de un Matador que desea volver lo antes posible una vez que comience a jugar el Argentino A.

EL PANTALLAZO
Unos 15.000 fanáticos llegaron al Florencio Sola con la esperanza de obtener el título. Es que la mayoría se acercó sobre la hora, celular o radio en mano, para tener conexión con lo que ocurría en Pergamino. La noticia del triunfo de Douglas Haig alimentó la ilusión, por eso el marco fue propio de la máxima categoría. Más de 90 banderas comunes decoraron los alambrados, mientras que hubo cinco largas, alrededor de 15 de palo, varias sombrillas y mosaicos para la bienvenida al equipo, que posó con un trapo: “Gracias por el apoyo. #OperaciónRetornoCumplida”. El aliento fue permanente, pero sin demasiada variedad, al compás de bombos, redoblantes y trompetas. ¿El hit? A través de un ritmo tan cambiante como contagioso, sonó: “Es la hora, es la hora / Es la hora de ganar / Ponga huevo el Taladro, que tenemos que ganar”. Cuando la voz del estadio anunció la presencia de Darío Cvitanich en un palco, los aplausos surgieron al instante. Durante los últimos minutos la emoción invadió el estadio. Las cámaras y celularon coparon la escena, en tanto que los hinchas le agradecieron al DT (“que de la mano de Mati Almeyda, todos la vuelta vamos a dar”) y celebraron el campeonato conseguido. Desde las calles apareció un show de fuegos artificiales, mientras el “dale, campeón” y el “sí, sí, señores yo soy de Banfield” acompañaron la noche más feliz para el Taladro. De Talleres, un grupo de allegados en la torre más cercana a la platea.

BANFIELD 2: Servio (7); Toledo (6), Bianchi Arce (5), Noguera (5), Tagliafico (6); Domingo (6), Erviti (6); Terzaghi (4)(45´ Bertolo 7), Salcedo (8)(84' Yeri) y Andrés Chávez (4)(57' Chietti). DT: Almeyda. Suplentes: Alcayaga, Zarif, Bettini y Segovia
TALLERES 1: Costa (7); Bottino (4), Burgos (5), Jesús Nievas (6), Shaffer (5)A; Ezequiel Barrionuevo (5)(A)(84' Claudio Francés), Nery Leyes (4)A, Edison Torres (-)(19' Gabriel Carabajal 5), Cristian Pavón (7); Favio Alvarez (5)(67' Rodrigo Chaves) y Klusener (6). DT: Ghiso. Suplentes: Aguiar, Bazzi, Rodrigo Molina y Victoria Ramis

Jugado el 31 de mayo
Goles: 30' Pavón, 72' Salcedo y 79' Bertolo
Cancha: Banfield (buena)
Público: 15.000
Árbitro: Jorge Baliño (6)
Resultado Moral: Banfield 3- Talleres 2