Pasados por agua
 Nacional B Nacional B  Atlético Tucumán Atlético Tucumán  Villa Dálmine Villa Dálmine

Pasados por agua

En la continuación del partido, hubo un gol por bando y Atlético redondeó el triunfo por 3-1 sobre Villa Dálmine. (Foto: La Gaceta)

Por Santiago Ré

LA CLAVE: 
Las contras y la lluvia que en un principio permitió que el juego fuese más rápido y finalmente terminó por posponer el duelo para el día siguiente.

QUE HICIERON
ATLÉTICO TUCUMÁN: Repetía el mismo equipo que venía de enfrentar a  Ferro, el Decano comenzó mal, perdiendo la pelota y sufriendo un par de llegadas de su rival. Con la tenue lluvia del primer tiempo la cancha se puso patinosa y el juego comenzó a tomar más velocidad, esto favoreció al Decano que comenzó a levantar su rendimiento. Molina fue uno de los jugadores que más probó al arco, también fue quien abrió el marcador a los 12´ luego de que Menéndez lo habilitara entre dos defensores de Dálmine. Sufrió absolutamente todos los corners que tuvo en contra, el juego aéreo sigue siendo un problema para este equipo que no se renovó mucho en defensa. Hubo una jugada de carambola en el área que Bianchi terminó salvando en la línea, sino la cosa hubiese sido distinta. Menéndez y Acosta también tuvieron las suyas: el remate del Polaco fue un cañonazo que  Kletnicki mandó al corner, mientras que Bebe tiró a colocar y la pelota rozó el travesaño. Sobre el final de la primera etapa llegaría el segundo gol del partido, Núñez le cortó la jugada a Evangelista en el borde del área pero apareció Quiroga para encontrar esa pelota que había quedado suelta y la mando a guardar. Hay que reconocer que Kletnicki casi evita el gol pero pareciera que la pelota mojada  se hubiese resbalado de su mano en el momento final evitando que el uno pudiera desviarla como pretendía.
En el segundo tiempo, nada que destacar hasta la suspensión del partido. Al día siguiente el duelo continuó con normalidad y el Decano iba a poder ampliar su ventaja una vez más cuando Molina de forma muy tranquila llevó la pelota hasta el área, se acomodó y la colocó cerca del palo derecho de Kletnicki. Tuvieron sus chances Quiroga con otro tiro de media distancia (jugada similar a la de su gol) y Romat con una jugada individual donde ingresó por el borde del área y remató al palo. No hubo tiempo para más.

VILLA DÁLMINE: El equipo de Rondina también presentó un equipo muy similar al que venía de vencer en Paraná, fue superior en los primeros minutos pero no le duró mucho esta primera impresión y con la lluvia comenzó a entorpecer su juego. La primera situación de gol fue tras una habilitación de Falcón a Rossi donde el delantero definió bien el mano a mano pero todo quedó anulado por el lineman. Luego del debacle futbolístico que ya se reflejaba en el marcador, apostó a los centros y apostó bien, Zuñiga fue uno de los que cabeceó solo pero que no pudo encaminar el tiro. Si bien sufrió mucho las contras, cuando tiraba centros siempre generaba peligro, cada corner a favor era un 70% gol pero falló en las definiciones. Hubo muchas carambolas en el área de Atlético que no pudo aprovechar porque Lucchetti o Bianchi terminaban salvando al local en el último momento. También hubo un centro de Núñez que terminó yendo al arco y tomó por sorpresa a varios.
En la segunda etapa, con un campo absorbido por el agua, Rossi sacó un misil de su pie y el remate salió apenas desviado del palo izquierdo de Lucchetti. Fue la única situación antes de que Suarez suspendiera el duelo.
Al día siguiente intentó mejorar su imagen, apostó a los pelotazos desde atrás y así generó muchos errores en la defensa rival pero nuevamente sin fortuna. Rossi aprovechó un descuido de Bianchi y quedó mano a mano con Lucchetti, definió colgando el balón pero la pelota salió por arriba del travesaño. Nouet fue importante para el Viola en esta segunda parte, tuvo un tiro que Lucchetti desvió con esfuerzo y luego generó un penal para que Zuñiga descontara. Dálmine no mostró lo que venía siendo de visitante hasta el momento, le faltó velocidad y un poco más de reacción. 

EL PANTALLAZO
Unas 15.000 personas se llegaron al Monumental, recibimiento con cohetes artificiales y con la tradicional bandera “Inimitable” que cubre toda la calle Chile. Cuando se desató la tormenta, la gente del sector 5 quiso pasar al sector 2 que es techado pero los acomodadores cerraron el paso, hasta que desde el mismo sector 2 les gritaron “Dejen pasar a la gente, miren como llueve dejen de joder” y los empleados del club dieron un paso al costado. Del otro lado, en la popular y bajo la tormenta la gente se acordó de los primos cantando “Esta lluvia de m… no quiere parar, son los sucios que no paran de llorar”. Hubo un clima mucho más agradable en las tribunas a comparación del partido contra Central Córdoba, la gente reconoció con aplausos el esfuerzo de los jugadores y dejó de lado los canticos y banderas contra la dirigencia. En un momento se cantaban dos canciones diferentes desde la tribuna Bolivia y la tribuna Chile, pero no pareció haber habido algún motivo en especial sino más bien una descoordinación. No hubo críticas al juez Suarez, salvo cuando decidió (con justa razón) suspender el partido, entonces se ganó la silbatina de varios.  

ATLÉTICO TUCUMÁN 3: Lucchetti (6), Romat (6)(82´ David Valdéz), Bianchi (7), Evangelista (6) y Mieres (4); Garnier (6), Quiroga (6), Molina (8), Leandro González (5)(63´ Distaulo); Acosta (6)(86´ Becica) y Menéndez (6). DT: Azconzábal. Suplentes: Ayala, Sbuttoni, Caceres y Matos.
VILLA DÁLMINE 1: Kletnicki (6); Ferreira (5), Matías Valdéz (5), Zamponi (4)(64´ Zamponi) y Celaya (4); Renso Pérez (5)(81´ Zuñiga), Grecco (5), Solís (5)A y Poggi (5); Pereyra (5) y Cérica (5). DT: Rondina. Suplentes: Pedro Fernández, Falcón (A), Nouet, Recalde y Rossi

Completado el 7 de marzo (restaban jugarse 36 minutos)
Goles:
12´ y 73´ Molina, 44´ Quiroga y 85´ Zuñiga (p)
Cancha: Atlético Tucumán (buena)
Árbitro: Ariel Suárez (6)
Público: 12.000
Resultado Moral: Atlético Tucumán 4 - Villa Dálmine 1