Ante un mal clima en la tribuna, el triunfo fue de All Boys
 Nacional B Nacional B  All Boys All Boys  Douglas Haig (Pergamino) Douglas Haig (Pergamino)

Ante un mal clima en la tribuna, el triunfo fue de All Boys

El gol llegó en el momento justo y calmó las aguas en Floresta. El local utilizó la desesperación de Douglas y manejó el partido. Los de Pergamino siguen si ganar de visitante. (Foto: Prensa All Boys)

Por Diego Sassi (@Sassidiegook)
 
LA CLAVE: El gol en el peor momento de All Boys, le dio al local serenidad en su juego. A Douglas todo lo contrario, nerviosismo y desorden táctico. Las estadísticas también jugaron.

QUE HICIERON:
ALL BOYS: El ánimo en los simpatizantes no era el mejor. Después de la goleada en el clásico, el Albo no volvió a ganar de local y sólo marca dos victorias en casa. El de hoy era un encuentro para tomar confianza, los de enfrente no ganaron de visita en todo el torneo. Quien dice que las estadísticas no cuentan, si además los números con el juez de esta tarde y el historial lo favorecen. Había que animarse y si bien arranco dormido, Floresta fue una fiesta y bailó el 1 a 0 al ritmo del León Fernández.
En los 10’ iniciales fue un buen anfitrión y se los regaló a la visita. Corrían segundos y ya se encontraba en problemas. Los papeles previos se incineraban. Marcó mal en el medio y retrocedió peor. Sufrió los contraataques rivales más de la cuenta.
Mejoró con el pivoteo de Lesman que se tiró atrás a buscar la redonda y se asoció con Vazquez y Blanco. “Roney” disparó (desviado) varias veces. El Mudo y Ricky encargados de generar juego, lo hicieron, pero de forma deprolija y apresurada. La cosa no mejoraba y la impaciencia de la patea se hacía notar con una serie de ofensas llenas de desilusión. La derrota realizaba el calentamiento previo y tenía ganas de entrar.
Hasta que mágicamente a los 26’ en el peor momento, todo se iluminó. Lesman la aguantó en el área, dos lo presionaban y en segundos uno más llegaría. Sin perder más tiempo el “9” tocó atrás y de primera Vazquez habilitó a Fernandez que definió sólo a la derecha del arquero. Arriba en el marcador el ambiente era otro, entre abrazos y sonrisas se congeniaba el ansiado triunfo. Con el abrir del marcador el encuentro no fue el mismo. Más bien totalmente distinto. La confianza y serenidad entraron y dejaron calentando en el banco a la derrota.
Lo restante del primer tiempo fue dominio en todas las líneas del equipo de Pepe, llegó mucho al arco rival pero no convirtió.
Grana fue figura por lo que defendió y salía como flecha al frente. Por el carril derecho hizo un surco y con Fernandez un tandem durante los 90’
El complemento fue un descanso, mantuvieron la calma y no arriesgaron más de la cuenta. Solo sufrieron los últimos 10’ donde el fantasma del empate rondaba por área de Losa y un tiro libre en contra (mal ejecutado) a los 92’ dejo sin respirar a los espectadores.
Con el hecho consumado y el aire renovado se viene una semana de descanso mental. El equipo deberá aprovechar el envión anímico y sumar los puntos necesarios para dejar de lado la mochila del promedio.
                        
DOUGLAS HAIG: Si nos imaginamos la arenga previa, ¿se debía tocar el asunto de no ganar de visitante en todo el torneo o mejor era ni nombrarlo? De alguna u otra manera el tema resonaría en la mente de los jugadores. Por momentos jugaron como si eso no les importara y en otros se los notó devastados y sin ánimos de revertir el resultado. El gol calló como una bomba y a partir de ahí el equipo fue pereciendo en el juego.
De muy buenos primeros minutos merecía ir arriba en el marcador. Pero el fútbol no se gana con merecimientos y en este juego “los goles que no se hacen en un arco se hacen en el otro”. Así fue que la línea defensiva salió a por todo a cortar el pase atrás de Lesman y olvidaron a Julián Fernandez que no vaciló y marcó.
El resto del encuentro fue decayendo con el pasar de los minutos. Hasta se vio a varios jugadores no volver a cubrir espacios y mirar al cielo buscando respuestas.
El único que se animó a hacer magia fue Grazzini y con Bazán de ladero. El “4” acompañó siempre al pobre ataque y tuvo varios tiros que pasaron cerca.
Otro pobre desempeño de visitante y van. El Milan de Pergamino suma su séptimo encuentro sin victorias fuera de casa. Dolor de cabeza para Quatrocchi que deberá revertir esta situación cuanto antes por que el descenso asecha.
 
EL PANTALLAZO.
Las 1600 almas que se presentaron en el Estadio Islas Malvinas, comenzaron con los insultos ni bien entraron al terreno sus propios jugadores. Afligidos de ver las malas actuaciones en “casa”.
Vitti se llevó de regalo varias “poesías”, tanto de la platea, como de la popular. La paciencia con el delantero está acabada.
Para el juez reclamos por un penal no cobrado y la escasez de amarillas a los de Pergamino.
Como siempre la bandera alusiva al ídolo más grande y hoy técnico, Pepe Romero el Dios de Floresta.
Los directivos visitantes y algún invitado ocuparon treinta lugares.

ALL BOYS 1: Losa (5); Grana (7), Ibars (5), Gastón García (5) y Maxi Martinez (5); Julián Fernández (6), Stefanatto (6) A y Blanco (6) (84' Acevedo); Vazquez (6) A (72' Jaime); Vitti (5) (62' Salas) y Lesman (7). DT: Pepe Romero. Suplentes: Molini, Corulo, Ponce y Milano.
DOUGLAS HAIG 0: Garavano (5); Cabral (4) A, Gioda (4) A y Azcarate (5) (64’ Nicolas Lopez); Bazán (6), Galluccio Otero (5), Nahuel Rodriguez (5) y Mauro Maidana (5); Grazzini (6) (80’ Canuto); Caballuci (5) y Raya (5). DT: Quatrocchi. Suplentes: Tantoni, Santángelo, Cabello y Levato.

Jugado el 7 de mayo.
Goles: 26’ Julián Fernández.
Cancha: All Boys (buena).
Árbitro: Luís Álvarez (5)
Público: 1600.
Resultado moral: All Boys 1 - Douglas Haig 0.

 
JOSÉ ROMERO (DT de All Boys): “Más de un hincha habrá pensado que nos empataban. El gol nos dio tranquilidad para manejar el partido. Vitti nunca pudo ponerse al cien por ciento. No merece el abucheo es un buen jugador. Vázquez tiene que jugar en tres cuartos y no complicarse".