“Cholazo” y a Primera
 Nacional B Nacional B  All Boys All Boys  Talleres (Córdoba) Talleres (Córdoba)

“Cholazo” y a Primera

Con un inolvidable gol de Guiñazú en tiempo de descuento, Talleres le ganó 2 a 1 a All Boys y volvió a la máxima categoría tras doce años. (Foto: Télam)

Por Alan Mendelevich

LA CLAVE: Por lo que habían hecho ambos equipos, el empate parecía imponerse en el resultado. Sin embargo, apareció la jerarquía del ex jugador de Newell’s e Independiente, quien marcó el agónico tanto del ascenso y quedó en la historia de la T.

QUE HICIERON
ALL BOYS: La creación de jugadas peligrosas dependió, casi siempre, de los avances de Ricardo Blanco por derecha. Incluso, fue el que probó al arquero rival en dos oportunidades.
La derrota de Independiente Rivadavia hacía que el punto no cayera tan mal. De todos modos, el conjunto cordobés estaba con diez y los de Pepe Romero no podían dejar pasar esa chance. Por eso, mejoraron en la segunda parte y lograron abrir el marcador: el ingresado Matías Jaime sacó un disparo que despejó Guido Herrera y el rebote le quedó a Germán Lessman, otro destacado en el Albo, para poner el 1 a 0.
La alegría duró muy poco en el Islas Malvinas porque la defensa quedó mal ubicada en la igualdad del Albiazul y luego, debido a un despeje corto de la misma, el visitante se llevó los tres puntos.

TALLERES (Córdoba): La pelota parada fue su arma de ataque favorita. Por esta vía, generó situaciones a través de un cabezazo de Gonzalo Klusener en la etapa inicial y con otro de Carlos Quintana en el complemento. Ambos remates pasaron muy cerca del arco local.
Para darle más suspenso a la vuelta de la T a Primera, se presentaron dos obstáculos importantes en la tarde: la justa expulsión de Rodrigo Burgos (recibió la segunda amarilla por una mano) y el gol del Blanquinegro a nueve minutos del final.
Con inferioridad numérica y abajo en el resultado, el Matador no se achicó: el ingresado Emanuel Reynoso se sacó de encima a Hernán Grana y habilitó a Klusener, quien anotó el tanto del empate. Y cuando parecía que la igualdad postergaba los festejos en el Barrio Jardín, un rechazo corto de la defensa del Albo le quedó en la puerta del área a Pablo Guiñazú. El reloj transitaba por el tiempo de descuento, era la última chance y el mediocampista la aprovechó: metió un zapatazo histórico, el balón entró contra el poste derecho del arquero y, tras doce años de sufrimiento, uno de los grandes del interior retornó a la máxima categoría.

EL PANTALLAZO
Una buena cantidad de público se acercó al Islas Malvinas y alentó al local durante todo el partido. En el comienzo, los hinchas trataron de tocar el orgullo (sin insultos) de sus futbolistas: “A ver, los jugadores, si pueden entender. All Boys es un club grande, no puede descender”, se escuchó desde la popular. Después, los de la platea se prendieron para entonar otros temas: “Y dale All Boys, y dale All Boys” y “Floresta es mi barrio y con el barrio salí campeón. Me metieron en cana y muchas veces llore por vos”.
En cuanto al colorido, la gente del Blanquinegro decidió colgar sus banderas al revés. Entre estas, se encontraban “La Peste Blanca”, “Ni ortiva, ni traidor, de All Boys” y “Los pibes del club”.
Por el lado visitante, la jornada quedará en el recuerdo de los 60 allegados (y privilegiados) de Talleres que arribaron a Buenos Aires y pudieron ver el retorno de su equipo a la elite del fútbol argentino. Cuando Klusener puso el 1 a 1, se escuchó un grito moderado por parte de aquellos cordobeses que se ubicaron en la tribuna de la calle Miranda. Pero tras el zapatazo de Guiñazú, explotaron de alegría.
Luego del pitido final, algunos simpatizantes del Albo intentaron evitar los festejos de su rival. Por eso, arrojaron proyectiles mientras los futbolistas campeones se abrazaban. De todos modos, la algarabía se desató en el vestuario y en la entrada del mismo, en donde se escucharon varios cánticos: “Llegó el más grande del interior, llegó Talleres la p… que lo parió”, “Viejo y glorioso Talleres, de corazón sin igual. La banda te lo agradece y te alienta hasta el final…Dale la T, dale la T” y el tradicional “Dale campeón, dale campeón”.

ALL BOYS 1: Gastón Losa (4); Hernán Grana (6), Sebastián Ibars (5), Gastón García (5) y Maximiliano Martínez (4) A (87’ Gustavo Toranzo); Franco Piergiácomi (5) (59’ Maximiliano Salas 5), Franco Chiviló (4) y Julián Fernández (5); Ricardo Blanco (8) y Juan Manuel Vázquez (4) (73’ Matías Jaime); Germán Lessman (7) A. DT: José Romero. Suplentes: Luciano Molini, Leandro Corulo, Mauro Milano y Carlos Ponce.  

TALLERES (Córdoba) 2: Guido Herrera (6); Ivo Chaves (5), Juan Cruz Komar (6), Carlos Quintana (6) y David Achucarro (5); Rodrio Burgos (4) y Pablo Guiñazú (10); Victorio Ramis (6) (45’ Luis Jerez Silva 7), Ezequiel Barrionuevo (5) (79’ Hernán Encina) y Nazareno Solís (7) (79’ Emanuel Reynoso); Gonzalo Klusener (8). DT: Frank Kudelka. Suplentes: Mauricio Caranta, Nahuel Roselli, Agustín Gutiérrez y Eial Strahman.

Jugado el 5 de junio
Goles: 81’ Germán Lessman, 83’ Gonzalo Klusener y 94’ Pablo Guiñazú
Expulsado: 41’ Rodrigo Burgos (recibió la segunda amarilla por una mano)
Cancha: All Boys (buena)
Árbitro: Sergio Pezzotta (7)
Público: 6500
Resultado moral: All Boys 1 – Talleres 1